Pasan los años, se suman historias que a veces se olvidan pero, si miramos atrás, todo ha quedado escrito. En esa experiencia de la vida está Itxina, paisajes de luz; un libro hecho con amor y gusto por la naturaleza, por el arte de la fotografía y la palabra.

Allí también mi nombre: Kepa, que es como decir, piedra.
… Y toda roca tiene su centro y todo hombre un corazón.

el nombre.jpg

Itxina, José María Álvarez y Kepa Murua; Ed. Bassarai, 2004.

“Leize zuloak nire eskuak sostenga ditzala nahi dut, denborak eustea, haizeak ebakitzea txori gaixoaren hegoak inarrosten dituen bezala. Nire zangoak eguzki oinutsak osa ditzala nahi dut. Urak arrastaka eraman nazala nahi dut, euriak aire zabalean bustitzea eta, udazkeneko odolaz blai, bide ezkutuetatik  hegaztia izan nahi dut, labarra, kobazulo eta baso. Urrezko hagina izan nahi dut goizeko lanbroan distiraka, denbora ikusezinak seinalatutako egunsentia. Errautsetan iraulkatzen naizen artean lehenagoko harri zaharrak ikusi nahi ditut. Neure bizitza iraganetik bereiztutako instante batean ikusi nahi dut.

Quiero que mis manos las sostenga el abismo, las sujete el tiempo, las corte el viento como zarandea las alas a un pájaro enfermo. Quiero que mis piernas sean curadas por el descalzo sol. Quiero ser arrastrado por el agua, por la lluvia bañado a la intemperie y con la sangre del otoño, por los caminos secretos ser ave y ser acantilado, ser cueva y ser bosque. Quiero ser un diente de oro que brilla en la niebla de la mañana, un amanecer marcado por el invisible tiempo. Quiero ver las desnudas piedras de antaño, mientras en ceniza me baño. Quiero contemplar mi vida en un instante separado del pasado.”

Anuncios