Es quizá el comienzo del cambio en mi poesía, después de “No es nada”, la forma cambia y también los temas: de la importancia de la nada a la importancia del todo.

Anuncios