Etiquetas

La escritura crece en todos los lugares, en lugares inhóspitos donde no hay nada, así como en ciudades que lo tienen todo. Crece en hospitales y en cárceles. En el autobús o cuando se viaja por el desierto. Crece en las escuelas y en las paredes de los barrios más alejados. Lo hace en los diálogos entre padres e hijos, en las conversaciones entre amigos, en las confesiones de amor de los enamorados, en las declaraciones políticas de los que quieren cambiar el mundo.

© Poemas de la servilleta, Olifante 2016.

img_3003

Anuncios