Etiquetas

img_2877

 

Cuando se es joven todo es acelerado, incluso los sentimientos y las palabras, que aparentemente se pronuncian de un modo extraño, son puras y son una maravilla, aunque estén aún sin hacer. De mayores, en cambio, se alcanza la paz necesaria, la calma justa, para sentir el equilibrio del cuerpo y de la vida con las palabras que pronunciamos porque se hicieron con nuestro camino, con nuestros errores y aciertos.

 

© Poemas de la servilleta, Olifante, 2016.

Anuncios