Etiquetas

,

Y cansado miro el reloj.
Escucho un llanto.

Escucho cómo el viento cierra las puertas
y alguna que otra ventana.

Alguna que otra ventana, algún reloj.
Pero no nos enfadamos.

Que en un día claro,
el deseo no tiene prisa.

 

IMG_1377

© km, Poesía sola, pura premonición., Ellago Ediciones, 2010.
© De la fotografía: María Isabel Delgado.

Anuncios