Etiquetas

,

beso

 

Perderse agarrados de la mano,

en las palabras

que comienza a pronunciar un niño.

 

En aquellas que articula con osadía

un joven frente a su padre.

 

Una mujer que ayuda a cruzar la calle

a su anciana madre

mientras le alienta a hacerlo con calma.

 

Perderse sin sentido

ni orientación alguna.

 

Entre los que se siente

como algo lejano.

 

Un pájaro.

 

Entre lo que se ve cerca

como familiar y propio.

 

Un árbol muy alto.

 

Perderse en el aliento del prójimo,

en el abrazo compartido.

 

 

 

© km, De La felicidad de estar perdido.

© Fotografía: “Beso”, de Malena de Botana, 2016.

Anuncios