Etiquetas

En busca de otras Ítacas, 26 de julio de 2015, por María Jesús Silva.

Leer reseña DSC_4505

La Felicidad de estar perdido es descubrir los diferentes estadios de esa felicidad a la que el poeta hace referencia en todo el libro.

Mientras avanza la lectura vamos explorando los diferentes puntos de felicidad y los diferentes grados. Kepa Murua nos muestra una especie de decálogo de felicidad y de la no felicidad, esa felicidad a destiempo, esa felicidad de la ausencia, del llanto, de la nada.

Treinta y ocho poemas se pueden leer como si fueran un poema largo al que se van solapando conceptos, sentimientos, aura, en unos hay preguntas, en otros respuestas, y en otros más solo pensamientos. Es un monólogo en el que se hubieran dejado fluir esos pensamientos sobre esa felicidad, sobre el concepto que nos lleva a pensar que somos felices o que lo fuimos.

Vivencia y evolución. Vivir de la mejor forma posible el presente que es lo que tenemos y donde nos encontramos.

Hay también una manifestación mística que se perfila en ese fuego que devora los sentimientos más auténticos mientras se reclama o se interroga a un ser divino. Renunciar como forma de felicidad, vivir así con lo indispensable y hallar la paz en lo que somos.

Aparece la idea de felicidad contradictoria, esa felicidad que se obtiene de la infelicidad como el pensamiento que describe Platón en el mito de la caverna:

“Mientras vemos como corre el mundo

a toda prisa

y nosotros estamos en el mismo sitio”

  • La imagen sería: la felicidad
  • Los diferentes sentimientos y las vivencias/dolor/afecto, por las que vamos avanzando.

La conclusión de la lectura radica en que nosotros somos los buscadores de la felicidad y en esa búsqueda nos vamos encontrando y la vamos encontrando o rechazando. Es un camino lleno de hombres, mujeres, objetos que nos hablan o callan, nos enseñan o nos esconden.

Anuncios