Etiquetas

, ,

st1999

 

 

 

 

 

 

 

 

Y es entonces que lo que parecía disperso se siente de lleno y el espectador se reconoce en el objeto artístico. No debemos olvidar la lección que se transmite: que el artista descubre un secreto que se desconoce.

© De la pintura: Xabin Egaña, 2000.

Anuncios