Etiquetas

,

Suplemento Sotileza de El Diario Montañés, el 14 de noviembre de 2014, por Javier Menéndez Llamazares.

Leer la noticia

Kepa

Que a Kepa Murua le gusta la música no es ningún secreto; muchas son las referencias que desliza en sus libros, y quien le ha conocido en persona sabe que no sólo tiene predilección por el reggae y los ritmos caribeños, sino que además poco le cuesta arrancarse a bailar. Claro que la música Murua la lleva por dentro; casi se diría que este ‘Ven, abrázame’ más que un libro de poemas fuera una colección de letras de boleros, en los que las más dulces pasiones amorosas unas veces se disuelven en los reveses de la realidad, y otras envenenan dulcemente al poeta, que una y otra vez busca repetir los mágicos momentos del deseo y el conocimiento mutuo. Como si pensara en hacer poesía para ser cantada, Murua emprende el que tal vez sea uno de los retos más complicados para cualquier creador: escribir sobre el amor sin llegar a la afectación. Claro que, en este caso, el poeta más que hablar del amor orbita sobre él, y repasa todo lo que rodea al arrebato sentimental, tamizando la propia existencia con los múltiples ángulos desde los que puede abordarse: desde la complicidad al desengaño, del erotismo al amor por el propio trabajo.

A eso mismo, a la poesía y su relación con ella, alude en diversos pasajes el poeta: «Una biografía que mezclara / poesía y novela / canción y destino», «como la vida ocupa la poesía / y ésta no lo sabe», son algunas de las reflexiones metaliterarias que se ofrecen en el libro, junto a una serie de guiños casi imperceptibles, pequeños juegos literarios que van desde el homenaje al intertexto, y que suponen el verdadero valor de este poemario.

En lo formal, Murua ha dividido el libro en dos grandes bloques, ‘Antes de que llegues’ y ‘Más que al principio, que en realidad podrían resumirse en los versos de la página 37: «Es extraño ver cómo pasan los días / y crece la necesidad de estar juntos / cuando no supimos qué hacer / el día que lo estuvimos». Se trata, desde luego, del universal que Cernuda codificó en la dicotomía realidad y deseo, y que el poeta vasco actualiza con su estilo característico, esa voz íntima que, desde la aparente sencillez formal, narra la experiencia propia buscando el universal.

Tras el éxito de ‘Escribir la distancia’, Murua ahonda en su exploración de lo sentimental, ofreciendo de nuevo un poemario denso, y de extensión mayor a la habitual. El título, ese ‘Ven, abrázame’, actúa a lo largo del libro como una suerte de mantra, repitiéndose entero o en parte, cohesionando los diversos poemas con cuyos títulos –simplemente, el primer verso de cada uno–, se diría que también juega el autor, hasta construir también un poema en las páginas del índice.

Para los más fanáticos del underground, Murua incluye un poema basado en una canción de Nick Cave, ‘To be by your side’, que rebautiza como ‘A tu lado’, y que tal vez sea el poema más destacado del libro: «en el día a día, cuando las horas chocan entre sí».

Anuncios