Etiquetas

,

Revista Luke, nº 161, diciembre de 2014.

venabrazame2

 

 

Dice el diccionario que abrazo es la acción o efecto de abrazar o abrazarse, de ceñir o de estrechar entre los brazos. Por su parte, la segunda acepción de abrazar es ésta: estrechar entre los brazos en señal de cariño. Además, el título de este último libro de Kepa Murua contiene un verbo en modo imperativo, que, según la gramática, sirve para mandar, exhortar, rogar, animar o disuadir.

En la portada del libro hay una pequeña y delicada ilustración que casi pasa inadvertida si se mira de cerca, pero que en la distancia brilla de manera casi mágica. El otro día, cuando volvíamos en coche de pasar un rato por el centro de la ciudad, Kepa Murua me dijo que era una concha marina y que en este poemario estaba el motivo del mar, con sus idas y venidas, con su eterno movimiento, muy presente. Supongo que como también sucede con los sentimientos y las emociones humanas, que van y vuelven, que desaparecen y regresan, que nos acosan o nos sosiegan. O como los abrazos, que son como olas que chocan –algo que, por cierto, contemplé por primera vez frente al mar Cantábrico, en Zarauz, hace muchísimos años–. Entonces era un niño y ahora no.

Gracias, Kepa, por este libro intenso, torrencial, denso y cercano. Y gracias por poder conversar una tarde más contigo.

Pedro Tellería

© del dibjuo: ardiluzu, 2014

Ver revista

Anuncios