Etiquetas

,

kepa

 

 

 

 

 

 

 

 

El Diario de Noticias, por Carlos González, 8 de noviembre de 2014.

Kepa Murua presenta este lunes en la librería Zuloa su nueva creación poética, Ven, abrázame.

Él prefiere la palabra luz. Es lo que ha buscado transmitir. Pero entiende que otros hablen de optimismo. Da igual. Ambas ideas le sirven. “Son tiempos duros, todos los problemas los podemos poner encima de la mesa, pero tampoco podemos echar balones fuera, no podemos utilizar pretextos para justificarnos. Busquemos soluciones, el entendimiento. El lector hará su propia lectura pero para mí es evidente que aquí hay un canto de esperanza”, dice el escritor zarauztarra afincado en Gasteiz, Kepa Murua. No queda tan lejos un 2013 intenso en publicaciones para él, pero ahora que 2014 agoniza vuelve a encontrar el contacto con los lectores a través del poemario Ven, abrázame (Amargord Ediciones), que este lunes, a partir de las 19.00 horas, se presentará de manera oficial en la librería Zuloa.

Los tiempos, eso sí, no siempre se controlan. “A raíz de mis estancias en Latinoamérica y del público que me sigue, entendí que había un pequeño desfase, con esos lectores que no encontraban mis libros en formato físico. Así que me planteé un cambio a nivel de editorial y Amargord era la mejor elección, solo que José María de la Quintana quería publicar este poemario ya. Eso es bueno, porque cuando el editor está interesado en la edición de un libro, significa que va a apostar fuerte”. Dicho y hecho, ha llegado el momento de que esas palabras cuyo germen estaba constituido a finales de 2012 pasen ahora a otras manos para ser abrazadas.

Porque como el poemario indica desde su título es la virtud del acercamiento, lo imprescindible del sentir, lo que se recoge en sus páginas. “Es una interlocución a alguien, es contacto, abrázame porque lo necesito, aunque te vayas y sobre todo cuando estás aquí. Es el juego, el abrazo inevitable porque lo necesitamos cuando estamos cerca, pero también en la distancia, incluso en la ruptura”, ya que, como en la vida, hay luces y sombras en esta nueva aventura literaria, nostalgia, distancia, pérdida… Eso sí, con un matiz importante: “cuando uno está en el drama, la soledad o en el dolor, no tiene que olvidar que puede ser una persona buena, hermosa, inteligente, llena de proyectos. Y cuando está en el amor, que sea humilde para no olvidar que en su momento estuvo llorando. Hablo desde el orgullo de la palabra para que la gente tenga orgullo”, apunta.

Así, sobre el eje de la luz o del optimismo, según se quiera, Murua escribe del amor, de la amistad, de su pasado, del presente, de ese paisaje del mar al que tan vinculado se siente, de la ciudad de interior en la que desde hace tantos años vive. Se compone así una llamada a la esperanza pero también “a la quietud, a la reflexión” porque los versos se presentan con “una mirada intimista de lo que acontece porque todo nos enseña a crecer y a esperar algo mejor”. Y en ese camino “no se oculta ningún tema, porque la poesía no puede tener tabúes. Pero sí es cierto que cuestiones como el sexo o el deseo se tratan con mucha ternura y belleza”.

En Ven, abrázame, que también será presentado en Madrid y tal vez en puntos de Latinoamérica, aunque los planes están todavía por hacer en este último caso, el autor tiene claras dos ideas. Por un lado, que “la poesía amorosa es muy difícil porque es fácil caer en lo rosa”. Por otro, que este es un poemario largo, compuesto a su vez por poemas de una cierta extensión, que “siempre son difíciles de sostener”. “Hay un poso formal muy importante a nivel de la expresión, el tono, el estilo, la belleza de las palabras y, sobre todo, con un peso notable de la intriga porque es un libro que te está contando una historia”.

Ir a la noticia

Anuncios