Etiquetas

,

El Correo, por Natxo Artuondo, 7 de noviembre de 2014.

Q__ELCORREO_2014_11_07_ALA057

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Kepa Murua presenta el lunes en Vitoria su nuevo libro, Ven, abrázame.

Del oficio de la escritura –y la vida– al juego del amor y el desamor. Y por supuesto la vida. Un Kepa Murua vital y positivo ha reflejado su yo poético en Ven, abrázame (Amargord). El reconocido autor ha plasmado en papel los diversos roles de los amantes en todo tipo de etapas de una relación “desde la cercanía a la distancia”, resume.

Precisamente, este ultimo sustantivo formaba parte de la obra poética inmediatamente anterior del autor. “Con Escribir la distancia amplié un poquito la dimensión de mi voz, hice poemas más largos y me di cuenta de que volvía otra vez a trabajar el campo de la creación unitaria, entendiendo el poemario como una sinfonía”, reflexiona Murua, que aprecia una continuidad en este sentido.

Los seguidores del poeta podrán asistir el lunes a un “diálogo, una conversación” que Murua compartirá a las 19.00 horas en la librería Zuloa. Sus contertulios serán el escritor y director de la revista Luke, Pedro Tellería y el editor, José María de la Quintana.

Entre los tres recorrerán, al igual que lo hace el libro, aspectos relacionados con “el juego, el deseo, el reconocimiento del amor, entendiéndolo no solo como el enamoramiento en sí, sino el amor por la vida, por el paisaje, por las cosas bien hechas, por lo que nos une más que por lo que nos diferencia. Y también por ese ser consciente de vivir el amor en el presente, sin olvidar las enseñanzas del pasado y pensando quizá en que el futuro nos deparará alguna que otra sorpresa y que es mucho mejor que el presente que vivimos”.

El tono general del poemario es optimista, aunque esto no es en absoluto sinónimo de plano o monocorde, ya que viaja desde la alegría a lo melancólico, con la maestría del escritor para guiar al lector por estas sendas. “Yo empleaba la palabra luminoso. Incluso cuando soy optimista sobre el amor, porque hay una carga biográfica y el poeta habla desde su yo, es inevitable que caiga en la nostalgia, porque es algo que nos ha pasado a todos. “A cualquier amante”, expone Murua.

El prestigioso poeta busca universalidad. “No quería hablar solo de mí, sino que se pudiera extrapolar a cualquier vivencia de cualquier ser humano. Pienso que se puede reconocer en el momento bueno y también en los malos. Y creo que la esencia del amor es vivir intensamente para poder pasar de la alegría a la tristeza, o del dolor a la felicidad, y saborear todo seos momentos con mucha personalidad”, remarca Kepa Murua.

Con frases y expresiones en cursiva que podrían ser un conjunto de haikús en el interior del libro, el poeta plantea un tango entre los amantes. “Pienso que el baile es un símbolo muy importante de esa cercanía y esa distancia. Aquí está esa llamada al amor, que también lo es al lector, a compartir estos sentimientos, porque si no lo hace, yo bailo solo”.

Anuncios