Etiquetas

,

IMG_1630-2

 

 

 

 

 

 

Como quien no espera nada viniste y me preguntaste por una dirección desconocida mientras me mirabas a los ojos. Vi peces en las estrellas y arena en tus labios. Viniste como una mujer sola con brillos insospechados cuando preguntaste por la vida. Luego te reconoció la ciudad y fui yo quien no supo retirarse de tus ojos. Vi que el deseo puede resultar como el amor peligroso, pero como el asombro se mueve a su antojo, tus ojos preguntaron por la libertad que comprende la naturaleza y arrastra consigo al viento de la mirada. Luego otros ojos se posaron en el costado de un callejón nocturno y vi el cielo con la luz de la vida entre sueños atragantados por el misterio que a todos, alguna vez, nos espera. Otros ojos preguntaron por el mundo. Eran negros como los tuyos cuando terminas esa jornada que te agota tanto. Luego te vi marchar en silencio mientras rozabas con los pies el camino que perseguían tus sueños. Los sueños, sabes, guardan un secreto en los ojos que preguntan y miran lo que sucede a un metro de la calle. La distancia muchas veces no es gran cosa. Pretendemos llegar lejos sin saber que la vida queda cerca. Una tarde que estaba aburrido, como quien no espera nada, los ojos de la calle se presentaron sin más y quisieron hablar conmigo. Me dijeron, mira cómo llueve, mira si es verdad que son lágrimas que caen y cuenta una a una esas gotas del cielo en las baldosas de la calle. Traen un suspiro de otros ojos que ahora no están entre nosotros, pero que pretenden confundirse con los que ahora miran. Ojos de la gente que se fatiga, ojos de la gente que camina. Ojos que amar quisieron y murieron con frío. Ojos de tantas manos que buscan la felicidad perdida. Ojos con tanto sufrimiento que cuando se les mira, te devuelven el secreto del mundo con un suspiro interminable. Ojos que aman y viven como un suspiro. Ojos que saltan esclavos, mudas fronteras sin saberlo. Un día vi que soñaste con ser alguien y cerraste ese libro que te caía de las manos como cierran algunos los ojos, con fuerza, para que ese deseo al fin se cumpla. Cuando los ojos se cierran, el mundo se abre. Cuando se abren de nuevo, el mundo se ha movido de sitio y las fronteras no existen. Lo mismo pasa con los libros que lees. Lo mismo te pasará a ti aunque no lo pretendas. Cambiarás de lugar en un abrir y cerrar de ojos. Cambiarás de amor. Cambiarás tu manera de vestir. Tu manera de besar. Tu manera de hablar. Tu manera de pensar. Tras varios años conocerás otras personas libres, otros trabajos más dignos. Otros lugares que mantienen la distancia de la mirada sin cambiar de la noche a la mañana. Pese a todos los ojos que ahora no te miran, contigo cambiará el mundo. Con tantos ojos como quedan para reconocerlo, cambiarás de vida como quien no espera nada.

 

© Km, del libro “Contradicciones”.
© Fotografía: ardiluzu, 2014.

Anuncios