Etiquetas

,

IMG_1642-2

 

 

 

 

 

 

Los amigos no te leen, pero no te des por vencido. Los amigos están para eso, para leerte en los periódicos cuando sales con motivo de la presentación de un libro y decir que te conocen desde la infancia. Pero no te leen, esperan a que les regales los libros porque para eso están los amigos, ¿o no? Los políticos no te leen. No tienen tiempo, ellos están para que sean otros los que les rindan pleitesía. Los políticos esperan a que les regales el libro, a poder ser, dedicado, para decir que son tus colegas o que eres de la misma cuerda, que para eso están los amigos, ¿o no? Los profesores no te leen. Los que tuviste no te leen porque eres demasiado moderno. Pero les gusta hablar del chaval que fue su alumno. Les gusta pensar que algo salió de aquellas clases donde apuntabas no sé qué cualidades. Pero aunque no te lean, esperan pararte por la calle para decirte que te siguen los pasos. Porque los profesores son como tus verdaderos amigos, ¿o no? Los compañeros de trabajo no te leen. Esperan a que no estés delante para criticarte con disimulo. Pero esperan a que alguien hable de ti para decir que las cosas que dices te las escucharon antes que nadie. Esperan a que les regales sus libros para mostrárselos a sus mujeres, y en el trabajo, tan amigos, ¿o no? Tu mujer no te lee, ni falta que le hace. Espera que termines de hacer el payaso cuando apareces en la tele para que vuelvas pronto a casa y puedas fregar los platos. No te lee porque le aburres y no quiere pensar que lo que haces tiene algo que ver con ella. Que la mujer de uno está para leer a otros y decirte lo que tienes que hacer para tener éxito, amigo, ¿o no? Tu vecino no te lee. Le sorprende que alguien pueda vivir de la literatura, pero no te lee porque no eres un escritor de esos de éxito. Como a otros, no le interesa tu opinión. Pero cuando coincidas con él, no le hables del tiempo, intenta inventarte la rareza más tierna para responder a la curiosidad que tiene, porque para eso eres su vecino escritor y él es como un amigo, ¿o no? Los periodistas no te leen. Te entrevistan sin saber lo que has escrito y te preguntan lo primero que les viene en gana. Como los políticos, te agradecen cuando les envías un libro porque el periodista es como un escritor que no lee y porque escribe como tú, se siente casi tu amigo, ¿o no? Nadie te lee porque andan muy ocupados mientras escriben como pueden su propio libro. Ese que tú sí deberás leer porque es importante conocer la opinión de un escritor que se dedica a eso y a quien se da por amigo, ¿o no? Nadie te lee, pero no te desanimes, eres un tipo importante. Todos esperan que les regales algo de tu tiempo, para eso tienes tantos amigos, para que nunca valoren tu trabajo, ¿o no?

 

© Km, del libro “Contradicciones”.
© Fotografía: ardiluzu, 2014.

Anuncios