Etiquetas

,

Las olas que se repiten como el sonido de un liger

 

 

 

 

 

 

 

 
Un hombre que mira al mar es necesario para entender la soledad y disfrutar de la vida. Una mujer que pasea por la arena es inevitable para entender la felicidad y disfrutar de la naturaleza. Una conversación es necesaria para juntar dos personas. Dos personas son necesarias para entablar un diálogo que pone fin el silencio. El silencio para disfrutar de lo que se escuchó y se confesó hace un instante. El instante para saborear el presente. El presente para reconocer el paso de la vida. La vida para descubrir la belleza. La belleza para no sucumbir ante los errores mundanos y los fracasos personales que nos confunden la existencia. La existencia para confirmar la vida que nos atrae con su paso desde el fondo de su misterio. Misterio para entender el mar que nos habla con su permanente movimiento. Movimiento para descubrir con los ojos a esa figura descalza que camina por la playa. Playa para recordar la infancia. Infancia para sonreír otra vez con aquel brillo de los ojos. Todas esas cosas que están ahí y en las que no nos fijamos. Me pasa también a mí. Una mujer que te llama con sus palabras, con sus poemas. Otra que te dice que te quiere con su silencio. Un cuerpo que siente la hermosura del momento mientras desea que te desnudes. Una luna que asoma por el balcón. Un pájaro que vuelve al balcón en pleno invierno. Una taza de café que se enfría sobre la mesa. La guitarra en las manos de un hijo. Una lágrima que vuelve a tu rostro. El recuerdo de un amigo. La sonrisa que se descubre por arte de magia. El pensamiento aparentemente vacío que se hunde en los sentimientos que se pierden en la proximidad de tantos recuerdos dispersos mientras sentimos que estamos vivos. Escribir un poema después de un breve tiempo. Y volver a romperlo porque no es el que debía aparecer en ese instante cuando todo está ahí y no nos damos cuenta.

 

 

 

Anuncios