Etiquetas

,

“Mimu hace tiempo que no se enfada. Ella pinta un cuadro con un faro en medio del mar. Pelearse no tiene sentido, el cuerpo de la mujer mejora como el vino. Pierde sustancia, pero gana en solidez. Mimu dice que la madurez comienza en el momento en que a una le dejan de temblar las piernas cuando le ataca el deseo o las manos cuando quiere pintar un cuadro con muchos colores. Para Mimu, el mar es como el cielo cuando de verdad se está vivo. Una se baña y flota como en un sueño, dice. Si cierras los ojos ve tu mundo; si los abres, el cielo.”

 

© Del libro: Un poco de paz, de Kepa Murua

© De la pintura: Rememorar, de Alicia Virginia Fernández. Buenos Aires, 2009.

Anuncios