Etiquetas

, ,

Culturamas, 25 de enero de 2013, Benito Garrido.

AF_MIL_Memorias_TT

 

Actualidad editorial: El poeta y escritor Kepa Murua está embarcado en el lanzamiento de su libro 1996-2004 Los pasos inciertos. Memorias de un poeta metido a editor (Editorial Milrazones, 2012). Estos días ha pasado por Madrid, acompañado por el escritor y periodista Jesús Marchamalo, para hablar de esta primera parte de sus memorias como editor. “Antes solo era poeta, luego pasé a ser editor”.

 

 

En 1996-2004 Los pasos inciertos. Memorias de un poeta metido a editor recoge el día a día de la experiencia del autor como editor de Bassarai, sello alavés que dirigió durante 15 años. Las 296 páginas que lo integran reflejan la tensión constante entre el poeta que nunca dejó de ser y las vicisitudes y exigencias inherentes al oficio de editor. “Un diario para apuntar todo lo que sentía. Empezó como un juego para no olvidar, algo que me servía de bálsamo para relajarme y reflexionar viendo todo lo que pasaba en el mundo editorial. Tras encuentros con políticos, economistas, o editores, la inocencia del poeta se va curtiendo y ampliando a la hora de escribir”.

Libro arriesgado repleto de opiniones valientes, críticas sobre libros y autores que pueden provocar resquemor, reflexiones personales, incidencias propias de la editorial, relaciones con otros autores y colegas, datos anecdóticos o ideas políticas. Comenta Murua que este diario es como una biografía novelada en la que se desnuda ante el lector y se convierte en personaje destacado de la misma. “El que peor parado resulta de este diario, sin dudarlo, soy yo mismo”. La editorial Bassarai estuvo dirigida por un escritor, poeta y ensayista, que no dejó de escribir por atender su nueva responsabilidad. Un diario que incluía también su propia situación creativa y sentimental, junto a observaciones sobre la vida cotidiana en el País Vasco, componiendo de este modo un fresco de trazo rápido, que recoge las sensaciones del momento, emocionante por lo personal y caleidoscópico. Un fresco temerario y sincero que recoge ideas que quizás podrían ser radicales o contundentes para algunos en aquellos momentos, pero que eran la realidad de un editor literario y periférico que empezaba a desenvolverse en aquel mundo.

Un vaciado de sensaciones en que el autor habla del mundo editorial sin ningún miedo a la polémica, desde dentro, con nombres y apellidos, enfrentando posibles mezquindades, recelos, amiguismos u hostilidades. Los distintos tramos de este diario comparten el título de Memorias de un poeta metido a editor. El que aquí se presenta, Los pasos inciertos, recoge los primeros años, cuando el recién estrenado editor ve su oficio y su entorno más con la visión del autor fanático de la literatura que como el estratega empresarial que su nueva dedicación reclama.

Murua habla de la violencia que se respiraba y vivía en aquella época: “La violencia por ser vasco y escribir poesía en español, y la de tener una editorial vasca, que también publicaba en castellano. Era una época oscura en la que se decían las cosas muy directas, y en la que se respiraban gran cantidad de prejuicios”. Cuando habla de la situación política y de los atentados utiliza frases más cortas, pero cuando afecta a las personas, se vuelve un escritor más pausado y poético. La disciplina inicial par mantener este diario se convirtió en algo intuitivo conforme avanzaba en la escritura del mismo; entonces, la reflexión detenida y estudiada se fundía con el impulso poético y literario, consiguiendo levantar lo que el autor llama una arquitectura del azar.

Los primeros años no fui un buen editor porque no supe dejar a un lado la faceta más fuerte de poeta . Poco a poco fui progresando y aprendiendo, editando a otros poetas. Y aunque finalmente venció el poeta al editor, no quiero dejar de lado esa vida de gran aprendizaje y trabajo profesional”. Los interesados en la literatura y la edición española contemporáneas encontrarán aquí un testimonio único de las circunstancias de los editores que precedieron al presente boom de editoriales independientes. La mayoría de los lectores reconocerán entreverado el relato de la aventura de siempre, la del ser humano con una ambición que realizar, con sus trabajos, sus obstáculos, sus dudas, sus recompensas.

En el prólogo de Javier Menéndez Llamazares podemos leer: “En este vaciado de sus sensaciones, un auténtico volcado de memoria, el autor no se ahorra nada. No faltan los juicios de valor sobre otros autores, con toda la crudeza que proporciona la intimidad. Si un escritor le defrauda, lo expresa sin ambages. Si se muestra cicatero o megalómano, convenientemente lo anota Murua. Se incluyen también otros sinsabores: el ostracismo en la prensa, la invisibilidad ante la crítica, la injusticia de los intermediarios. Pero no es este un memorial de agravios: también abunda la admiración sincera por la buena literatura, el calor de la amistad, el placer secreto del descubrimiento, la larga y sufrida trayectoria hacia el éxito personal y editorial.”

 

Kepa Murua (Zarautz, 1962) es escritor, poeta, lector, incansable artista y eterno colaborador de proyectos literarios y culturales. Podemos destacar, entre otros títulos, sus poemarios Siempre conté diez y nunca apareciste (1999), Cavando la tierra con tus sueños (2000), Un lugar por nosotros (2000), Cantos del dios oscuro (2004), No es nada (2008), El gato negro del amor (2011) o Escribir la distancia (2012). También ha escrito ensayos. La novela Un poco de paz será su primera incursión en el género, que los lectores podrán disfrutar en breve.

 

1996/2004 Los pasos inciertos.  Kepa Murua.  Editorial Milrazones, 2012.  296 páginas.

+ info

 

Anuncios