Etiquetas

 

 

 

 

 

 

 

¿Para qué pensar en lo que no se tiene si es preferible valorar lo que se siente como propio, dentro o fuera del cuerpo de cada persona? Como la vida que respira con uno o los ojos que comprenden la mirada ajena o los sueños que están ahí, de un modo natural, para que se realicen algún día. Como el viento sobre el rostro y las manos en los bolsillos mientras paseamos por el acantilado, con la noche estrellada que nos acompaña, y somos capaces de sentir lo que no sabíamos que estaba tan cerca y era tan nuestro.

(Pintura de Andrew Wyeth)

Anuncios