Etiquetas

, ,

 

 

 

 

 

 

Sobre tu nombre la mirada
frente a mil hombres desnudos
ante la muerte que lo desprecia todo.

La nada, un náufrago a la deriva.
Alguien que temprano conoció la duda.
Alguno que partió a lo innombrable.

La nada, mitad coraza, mitad hombre.
Así el amor como la duda.
¿Para qué saber la verdad entonces?

Del libro, Poesía sola, pura premonición

Anuncios