Etiquetas

,

¿Por qué bajamos la cabeza ante el arte que dice que nos escucha cuando pretende nuestro silencio? ¿Lo hacemos por intranquilidad o por miedo? ¿Lo hacemos porque no podemos aguantar su orgullo? El temor de enfrentarse a la vida como la dignidad que depara el conocimiento de las cuestiones terrenales son esas cosas que el arte tiene para desdoblarse ante todos. Ante el artista, ante el espectador, ante el arte que también, aunque sea por su propia indiferencia, se interesa por el arte. Esa palabra que jamás se justifica por su altiva existencia y que todo el mundo repite como buscándose a sí mismo.

Anuncios