Etiquetas

Me escribe un amigo: “Tengo la sensación de estar metido en una gran estafa social, económica, política y cultural” Y, yo no sé por qué, pero le respondo con unas frases elementales que olvidamos a menudo: “Ahora toca capear la crisis y rebelarse ante esta sociedad, tan mezquina y materialista, con lo que tenemos a mano: nuestras ideas, el trabajo, la solidaridad y algo que la gente olvidó hace tiempo y que es la generosidad, con uno y con los demás”. Luego, se hace un silencio largo entre los dos. Pasan dos, tres, cuatro minutos, y llega su respuesta que sorprendentemente coincide con la mía: “Paradójicamente, me siento más vivo que nunca y recorro cada día con una intensidad que nunca había sentido”. “A nuestra edad, no queda otra opción”, nos decimos, mientras nos despedimos con un fuerte abrazo.

Anuncios