Etiquetas

,

Si la generación anterior buscó en las ultimas décadas del siglo XX unas señas de identidad propias, basadas en su propia cultura y en las creaciones ligadas al entorno social y político de la época, es evidente que aún hoy prevalecen estas referencias filosóficas ligadas a la identidad del país, a las que se deben añadir otras más acordes con la modernidad en que se vive. Pero, esta realidad, vanguardista en su día, ha servido para que en el siglo XXI exista una tradición moderna consolidada y una evolución lógica de las redes interdisciplinares donde los escritores se apoyan en la música o en la fotografía y donde del mismo modo otros artistas plásticos o conceptuales fundamentan sus creaciones en los textos de los escritores.

Anuncios