Etiquetas

, ,

En la tierra habitan páginas arrancadas.
En el cielo sílabas de orfebre ciego.
En el mar libros en blanco.
Sólo los tres elementos
y falta el fuego.

En estos días las brújulas callan
para que no se las lleve el viento.
A la ciudad traen árboles
de hojas perennes
y a los hombres les quema el silencio.

Los pájaros pintan vocales de roble
y reviven en las estatuas
aquellos redobles del recuerdo.
Cuando en estos días
nada es tan cierto como el hombre.

Del libro, Poesía sola, pura premonición

Anuncios