Etiquetas

, ,

Yo escribí: “Todo comienza al cambiar de ritmo y de itinerario. Ahora el espacio se abre al infinito de tus ojos que cuentan las personas que te rodean”. Pero ella quiso saber más y volví a escribir: “Es sencillo, ahora que no tengo que ir a la oficina tengo más tiempo y veo otras cosas, por eso mis ojos se abren a la vida con esperanza. Y de la misma manera valoro a las personas que me apoyan frente a las otras, que por interesadas, ya se van otra vez de mi lado”. Y éstas fueron sus palabras: “me he dado cuenta que tus ojos se abren a la vida y ven, de una manera clara, lo que de verdad merece y vale la pena”. Y éstas las mías: “Esto de no tener vacaciones, pero tener amigos, no sé si es una gozada o es un privilegio, y sin embargo es lo que de verdad reconforta”.

Anuncios