Etiquetas

, ,

No supo qué decir del hombre desesperado,

del amor y la palabra habló demasiado.

A nadie le importaba. Pocos se interesaban

por sus palabras que creían difíciles.

Oscuras palabras que caían en el precipicio

de la duda y la inesperada premonición.

 

Y en un largo poema, un silencio cercano

envuelve el futuro cuando osado

es el movimiento que le avergüenza.

Un largo poema de palabras herido.

Duras palabras, sentencias claras

huyendo de cualquier promesa

que al que se atreve le delata.

 

Del libro, Poesía sola, pura premonición

Anuncios