Etiquetas

,

Del interés del arte por otras cosas se presenta como una crítica serena al mundo del arte, todavía más enrarecido que el de la literatura. En el fondo es un repaso al mercantilismo del arte, a la idiotez de algunos artistas que se creen dioses, a la ignorancia de los comisarios de exposiciones, al engaño que depara el discurso del poder sobre el arte institucional, o a la confusión en que se sitúa el espectador ante el caos del arte actual en el que todo vale porque nadie quiere opinar con claridad.  Pero creo que, como la poesía, estas cuestiones interesan a muy pocos.

Anuncios