Etiquetas

, ,

Otro Lunes, Revista hispanoamericana de Cultura, marzo 2011, Año 5, 17.

Sobre Poesía sola, pura premonición de Kepa Murua,
Ellago Ediciones, Pontevedra, 2010.

La obra poética de Kepa Murua (Zarautz, San Sebastián, 1962), suma ya una decena de poemarios tras la reciente de publicación de Poesía sola, pura premonición (Ellago Ediciones. Pontevedra, 2010). Este crítico, ensayista, y director de la editorial Bassarai, lleva años poniendo en pie de guerra lírica su devoción por la palabra más precisa. Por eso, esta nueva entrega, supone respecto a anteriores trabajos, la confirmación de un proceso de depuración formal, en el que el poeta donostiarra comunica una concepción de lo humano sin máscaras, una exploración serena e intuitiva de cuanto gira en derredor del ser y su orteguiana circunstancia: ”Desaparecemos de la vida como volvemos de la muerte./ Ir, aunque sólo sea eso, no es como partir sin nadie al lado./ Ir juntos y saber que aunque acompañados estamos solos”.

Este volumen -que supera las quinientas páginas- aparece dividido en ocho Cuadernos, y reúne una importante muestra de una voz que pretende descifrar la realidad desde una conciencia en constante estado de alerta. La amplitud de este empeño responde también a un enfoque de subjetivismo donde caben un sinfín de deseos, miedos, dichas, sombras, derrotas…, que rozan a su vez diversos estadios que tratan, lo psicológico, lo mental, lo moral, lo material…. Tantas inquietudes, claro, implican una lectura -y obligada relectura- de necesaria concentración que no eclipse los hallazgos expresivos (“No lo parece, pero las sombras son puertas./ Los barrotes cerraduras, las caricias llaves/ que sujetan el pulso del pensamiento”), que no solape la carga existencial que destilan algunos versos (“Al tiempo interminable/ la costumbre de soñar/ como si lo demás no existiera”) y que no disminuya la carga lírica que guardan (“Poesía del hombre, poesía preñada./ Calco de la tierra y el reloj./ Hijos de la nada alucinada./ Poesía recíproca y estrellada./ Poema de sencillo paso. Alta y emancipada./ A la visión de dios entregados”).

Rica en testimonios y detalles, esta biografía del alma, es a la postre una larga reflexión que reproduce y reconstruye la forma de enfrentarse a la cotidiana existencia y mezclarse intensamente con ella, procurando alcanzar no sólo la sobriedad individualista sino las sensaciones y sentimientos que sean cómplices de nuestro esfuerzo vital. Porque aun viviendo en la compleja angustia de aguardar a la muerte, este yo poético invoca la serena dádiva de ser fulgurante y feraz emoción: “Cuando pasa el tiempo se teme de verdad al olvido (…) Se teme al amor que se ama con miedo/ al sentirse insignificante en la vida/ se teme mi palabra contra la tuya.”

Al cabo, y como apunta Francisco Villegas en su prefacio, la poesía de Kepa Murua “aparece como una idea perfectamente pensada, donde el poeta la ha escogido entre otras muchas y le ha dado forma para que nosotros la podamos ver en su plenitud, con la sombra que la acompaña, y la oscuridad que la engendra”. De todo ello, podrá hallar múltiples ejemplos, cuantos se acerquen a estos versos escritos y esenciados con pasión inagotable y frente a la sutil paradoja del homérico renacimiento.

Jorge de Arco

+info

 

Anuncios