Etiquetas

, ,

A veces es tu mirada mi único freno,

algo que me recuerda

que ni amo ni me aman.

 

Como el pobre que duerme a la intemperie

y tú lo encuentras, soy ese asustado niño

con un cuento entre las manos.

 

Como todos, un pobre hombre cualquiera

que a veces tiene miedo, que a veces

durante meses no sale a la calle.

 

Mi soledad, aunque ésta

te enfurece y te haga daño.

A veces, un hombre bueno.

 

Es tu mirada

lo que pudo ser y lo perdimos.

Tu voz que me dice, no existe.

 

Del libro, Un lugar por nosotros

Anuncios