Etiquetas

,

Pérgola, mayo 2008.

Kepa Murua (1962) lleva gran parte de su vida viviendo por y para la poesía, desde una perspectiva de exigencia con su trabajo y con la labor poética de los demás a través de su editorial (Bassarai), que hacen de él uno de esos nombres no muy conocidos pero que, sin duda, van a influir en los tiempos venideros. Entre sus libros de poemas, podemos destacar “Abstemio de honores”, Siempre conté diez y nunca apareciste” o “Cardiolemas”, que presentan a un poeta dotado de un mundo propio, complejo, hermético y nutrido de un vicio de poetizar que, afortunadamente, no ha abandonado. Pero su escritura presentaba claramente un problema y es que su excesivo rigor, su ilusión y pasión por concentrarse en una forma poética pura y exigente, rigurosa y perfeccionista, le alejaban de las tendencias en auge y de los siempre escasos lectores de poesía. Para mí sorpresa, constato el doble e inmenso esfuerzo de esta entrega poética de Kepa Murua; doble porque el libro es de gran extensión, y doble, también, el trabajo de su autor por abrirse a un número de lectores mucho mayor, ya que sin perder su esencia, logra poemas más accesibles, amenas, discursivos, pero no por ello menos profundos. Es de agradecer que a pesar de su dimensión, “No es nada”, sea uno de esos libros de cabecera donde uno puede encontrar aliento, alimento y gratitud para el alma, amén de sabias consideraciones, reflexiones. De verdad, enhorabuena.

José María García Nieto.

Anuncios